Meten reversa a la expulsión de 13 docentes y un estudiante de Ciencias Químico-Biológicas de la UAGro

— El Tribunal Universitario dejó sin efectos jurídicos la sanción aprobada el lunes 27 de mayo por el Consejo
— Antes, el rector Javier Saldaña se reunió con la doctora Berenice Illades, líder de los sancionados

Rogelio Agustín

A petición del rector Javier Saldaña Almazán, el Tribunal de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) dejó sin efecto la expulsión de 13 trabajadores académicos y un estudiante de posgrado de la Facultad de Ciencias Químico-Biológicas, que fueron acusados de secuestro, incitación al delito y prácticas de corrupción.

La tarde del lunes 27 de mayo, el Consejo Universitario -máximo órgano de gobierno en la casa de estudios guerrerense-, sesionó de manera extraordinaria para desahogar el dictamen presentado por el Tribunal Universitario, presidido por el doctor en Derecho Isaías Sánchez Nájera.

En el documento se resolvió la expulsión de 13 profesores y un estudiante de la Facultad de Ciencias Químico Biológicas, que se indicó, estuvieron involucrados “en el secuestro de la Comisión Electoral, la noche del martes 21 de mayo al término de las elecciones, así como por actos de corrupción e incitación a la violencia en instalaciones universitarias”.

Los expulsados, se indicó que eran Julio Ortiz Ortiz, quien contendiera por la dirección de la Facultad; sus compañeros docentes Adolfo Román Román, Verónica Antonio Vejar, Lorenzo Salgado Goytia, Roberto Dircio Maldonado, Hilda Jiménez Wences, Dinora Martínez Carrillo, Francisco Torres Rojas, Marcos Torres Armenta, Erubiel Toledo Hernández, Isela Parra Rojas, María Isabel Zúñiga Guerrero, Karla Elvira Gómez y el estudiante de posgrado Luis Ángel Benítez.

Ellos, se indicó en el documento que “ya no pertenecen a la UAGro”.

Esa determinación generó la inconformidad de actores internos en la institución, pero también de abogados y ciudadanos ajenos a la misma.

Entre las primeras voces que se levantaron se encontró la del luchador social David Molina Francisco, quien calificó la expulsión de los 14 universitarios como un acto de autoritarismo, que no se presentó ni en los tiempos más duros de las administraciones aliadas al PRI-Gobierno.

El ex secretario general del Sindicato de Trabajadores Académicos, Jesús Álvarez Hernández llamó a que prevaleciera la prudencia en la institución, lo que incluso mereció que fuera calificado en sus redes sociales como “tibio”.

El abogado Miguel Parra Bedrán cuestionó lo sucedido y anticipó un escenario ante el conflicto: “Si el Consejo Univeristario y el rector negocian y la sanción impuesta queda sin efecto, solo se probará que el derecho en la universidad es como una liga que se estura y se afloja a voluntad de una persona”.

Marcha atrás

La noche del martes 28 de mayo, el Tribunal Universitario emitió un comunicado firmado por su presidente, Isaías Sánchez Nájera, en el que informa lo siguiente: “A petición del presidente del H. Consejo Universitario, DR Javier Saldaña Almazán, así como a petición de los denunciantes, informamos que la sanción impuesta a los 14 profesores y a 1 alumno de la Facultad de Ciencias Químicas-Biológicas, se declara que queda sin efectos jurídicos; misma que será sometida para su ratificación al Pleno en el próximo Consejo Universitario de 6 de junio del presente año, dejando a salvo los derechos de las partes”.

Cierra: “Que la unidad y la armonía sea el camino en nuestra Máxima Casa de estudios: La Universidad Autónoma de Guerrero”.

Antes de que se diera a conocer la determinación del TU, se conoció una fotografía de la doctora Berenille Illades, en una reunión con el rector Javier Saldaña Almazán.

La ex secretaria general de la UAGro, es señalada como la principal líder de los sancionados con la expulsión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *