Entregan los cadáveres de dos hombres desaparecidos en 2017 y 2019, en Chilapa

— El activista José Díaz Navarro adjudica los crímenes a “Los Ardillos”

Jesús Dorantes

La Fiscalía General del Estado (FGE) entregó a sus familias los cadáveres de dos personas desaparecidas durante los años 2017 y 2019, en la cabecera municipal de Chilapa de Álvarez.

El acto de entrega se desarrolló en las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) de Chilpancingo, ubicado al costado de la FGE, a donde acudieron familiares de Miguel “N” y Cándido “N”, quienes de acuerdo con José Díaz Navarro, vocero del colectivo “Siempre Vivos”, fueron víctimas de acciones perpetradas por el grupo delictivo conocido como “Los Ardillos”.

En la entrega participaron representantes de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas (CEBPD) y el colectivo Siempre Vivos.

De acuerdo con el profesor Díaz Navarro, Miguel Ángel desapareció en mayo de 2019 en el municipio de Chilapa, su cadáver fue localizado en Chilpancingo y canalizado hacia las instalaciones del SEMEFO en la misma ciudad, donde estaba a la espera de que se le identificara y reclamara oficialmente.

En el caso de Cándido “N”, se destaca que fue privado de la libertad y de la vida en 2017, su cuerpo fue localizado en la salida de la cabecera municipal de Chilapa hacia la comunidad de Atzacoaloya.

Cándido era originario de Zitlaltepec, municipio de Metlatónoc, pero se encontraba trabajando en Chilapa cuando fue víctima de desaparición forzada y después de asesinato.

De acuerdo con el vocero de “Siempre Vivos” ambas desapariciones se registraron en los momentos en que Chilapa era escenario de una fuerte pugna entre dos grupos delictivos; Rojos y Ardillos.

Indicó que de acuerdo con la información que tiene, ambos asesinatos fueron adjudicados a “Los Ardillos”, grupo delictivo que asegura, después de varios años de confrontación, ha conseguido quedarse con el control de Chilapa.

El profesor José Díaz, quien se encuentra desplazado de Chilapa, refiere que de 2012 a 2019, el colectivo que representa realizó un registro que dejó en 500 desaparecidos y más de mil asesinados.

El registro de esos casos se detuvo por los problemas de salud que le provocaba la impotencia de no estar en condiciones de hacer algo por Chilapa, pero sostiene que al paso de los años, la situación ha empeorado en ese municipio de la región Centro de Guerrero.

Paramos el rcento en 2019 con mas de 500 desaparecidos y mas de mil homicidios

“En Chilapa las autoridades están con los brazos caídos, le dejaron todo el control a la delincuencia y no vienen cosas buenas para el municipio”, advirtió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *