Con una marcha, exigen disculpa pública del rector para expulsados de Ciencias Químico-Biológicas de la UAGro

— La no acción jurídica no basta, piden blindar a disidentes de futuras cacerías de brujas
— Demandan la reposición de la elección de director en la facultad, porque la causa del problema fue un fraude

Jesús Dorantes

Chilpancingo, Gro.- Egresados de la Facultad Ciencias Químico-Biológicas de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) marcharon exigir que el rector Javier Saldaña Almazán, así como el Tribunal Universitario se disculpen públicamente por la expulsión de 13 maestros y un estudiante, a consecuencia de la pasada elección de director.

La manifestación comenzó en el monumento a las Banderas la mañana del viernes, con un grupo de cien alumnos que marcharon por la avenida Lázaro Cárdenas, hasta el edificio de rectoría.

Todos los asistentes iban vestidos con prendas de color blanco y portaban pancartas y lonas con los nombres de los profesores que fueron expulsados, en lo que califican como una decisión completamente atípica del Consejo Universitario.

Exigieron que la de decisión del Tribunal Universitario, en el sentido de dejar sin efectos la expulsión de los maestros y del estudiante, sea ratificada cuanto antes por el Consejo Universitario.

Por lo grave del caso, dijeron que el actual presidente del Tribunal Universitario, Isaías Sánchez Nájera debe renunciar cuanto antes.

Dijeron que la actitud del presidente del Tribunal refleja ineptitud y se presta a la manipulación por parte del rector Javier Saldaña Almazán, a quien acusaron de actuar como un dictador.

Solicitaron también la renuncia del secretario general del Comité Ejecutivo Central (CEC) del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad (STAUAG), Ofelio Martínez Yáñez, por actuar como cómplice en la votación que marcó la expulsión de sus compañeros.

También pidieron que se reponga el proceso electoral en la Facultad de Ciencias Químicas, porque no se puede dejar de lado el hecho de que todo comenzó con una práctica fraudulenta, misma que despertó la indignación de estudiantes y maestros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *